• Usuaria de Tumblr destacada: Estefanía Jiménez Zúñiga
Blog: Nia Tres Tildes
Ciudad: Bogotá, Colombia
Primera publicación: Noviembre de 2012
Estefanía es diseñadora industrial, graduada por la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Empezó a dibujar cuando era niña y lleva trabajando en el campo de la ilustración desde su época de estudiante. También dirige un blog personal sobre ilustración y animación desde hace 4 años, en el cual publica frecuentemente su trabajo, además de reseñas sobre artistas y animadores de todo el mundo. Su labor como bloguera la ha llevado a trabajar con MovieCity, a conseguir un puesto como columnista en InfinityLab y a realizar entrevistas para el portal de entretenimiento ETB, donde destaca su trabajo como pionera en la cultura digital de su país.
¿En qué momento nace tu inquietud como creadora?
Yo creo que esa inquietud nace con uno, pero el entorno la impulsa y la motiva. Mi familia fomentó mucho mi desarrollo creativo: me permitieron el acceso al arte y al acto de crear. Me acompañaron durante los primeros años de infancia, en los que creo que se forja la inquietud creativa como tal. Hoy en día, mi motor creativo se pone en marcha cuando veo algo interesante o a alguien muy bueno en lo que hace, aunque no tenga que ver con mi campo en particular: eso me impulsa mucho.
[[MORE]]
¿Cómo es tu proceso de trabajo y qué técnicas utilizas a la hora de realizar tus ilustraciones?
Mis procesos al trabajar son muy diversos. Las ideas detrás de los proyectos de ilustración pueden surgir de un aparte de un texto, una película o una revista, pero, por encima de todo, la imagen es un gran punto de partida para mí, en especial la fotografía de moda.
¿Qué nos puedes contar sobre tu relación con la fotografía?
Siempre ha sido uno de los mayores puntos de partida para mi trabajo de ilustración: es un referente de luz, color, composición, etc. En mis años infantiles y empíricos con el dibujo, me motivaba llegar a copias muy fieles de las fotografías que veía y, en el proceso de copiar, aprendí mucho. Es una forma de entrenar el ojo que, en mi caso, creo que funcionó muy bien. Hace un tiempo que tomo mis propias fotografías de los elementos que quiero incluir en mis obras. Si quiero ilustrar un retrato femenino, salgo a por él, cámara en mano, o busco dentro de mi archivo fotográfico. Lo mismo pasa con los otros elementos que se integran usualmente en mis ilustraciones. Hacer esto me ha permitido sentir que el trabajo es más mío, que realizo el proceso completo, desde la imagen que me da la inspiración hasta la ilustración final.
¿Hay algún proyecto por el que guardes un especial cariño?
El más reciente: Three Girls and The Spirit of The Forest. Sentí que puse no solo mucho empeño, tiempo y paciencia en cada una de las obras, sino también una gran parte de mi personalidad y creatividad literaria. Para esta serie de obras, escribí una pequeña historia que envuelve a tres hermanas, huérfanas y abandonadas en un bosque invernal. Allí, cada una de ellas desarrolla un instinto de supervivencia especial y opuesto al de sus hermanas. Creo que todas esas emociones realmente vienen a cada uno de nosotros cuando nos vemos frente a una situación desconocida de peligro. Este fue el primer proyecto que presenté en una exposición y tiene un lugar especial en mi corazón.
¿Sueles colaborar con otros artistas?
Menos de lo que quisiera, pero he estado entablando conversaciones sobre proyectos y colaboraciones que muy pronto verán la luz. Me gustaría trabajar con fotógrafos que me permitan intervenir sus fotos o con otros ilustradores que crean que puedo completar su visión, y viceversa.
¿En qué lugares o personas buscas la inspiración?
Principalmente en la naturaleza, la historia, la música, la literatura, el cine y la moda. ¡En todo, en realidad! Soy muy sensible a lo cotidiano, y eso me gusta, porque tengo material nuevo en el que pensar casi todos los días de mi vida. El trabajo duro viene al intentar sintetizar todo eso. Siempre he pensado que mi “problema” y mi “don” radican en que todo me gusta y a todo le encuentro posibilidades. Eso me lo pone muy difícil a la hora de concretar conceptos para proyectos de ilustración, pero me da muchas herramientas para llegar a algo con un sentido más completo.
Foto: Estefanía Jiménez Zúñiga

      Usuaria de Tumblr destacada: Estefanía Jiménez Zúñiga

      Blog: Nia Tres Tildes

      Ciudad: Bogotá, Colombia

      Primera publicación: Noviembre de 2012

      Estefanía es diseñadora industrial, graduada por la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Empezó a dibujar cuando era niña y lleva trabajando en el campo de la ilustración desde su época de estudiante. También dirige un blog personal sobre ilustración y animación desde hace 4 años, en el cual publica frecuentemente su trabajo, además de reseñas sobre artistas y animadores de todo el mundo. Su labor como bloguera la ha llevado a trabajar con MovieCity, a conseguir un puesto como columnista en InfinityLab y a realizar entrevistas para el portal de entretenimiento ETB, donde destaca su trabajo como pionera en la cultura digital de su país.

      ¿En qué momento nace tu inquietud como creadora?

      Yo creo que esa inquietud nace con uno, pero el entorno la impulsa y la motiva. Mi familia fomentó mucho mi desarrollo creativo: me permitieron el acceso al arte y al acto de crear. Me acompañaron durante los primeros años de infancia, en los que creo que se forja la inquietud creativa como tal. Hoy en día, mi motor creativo se pone en marcha cuando veo algo interesante o a alguien muy bueno en lo que hace, aunque no tenga que ver con mi campo en particular: eso me impulsa mucho.

      ¿Cómo es tu proceso de trabajo y qué técnicas utilizas a la hora de realizar tus ilustraciones?

      Mis procesos al trabajar son muy diversos. Las ideas detrás de los proyectos de ilustración pueden surgir de un aparte de un texto, una película o una revista, pero, por encima de todo, la imagen es un gran punto de partida para mí, en especial la fotografía de moda.

      ¿Qué nos puedes contar sobre tu relación con la fotografía?

      Siempre ha sido uno de los mayores puntos de partida para mi trabajo de ilustración: es un referente de luz, color, composición, etc. En mis años infantiles y empíricos con el dibujo, me motivaba llegar a copias muy fieles de las fotografías que veía y, en el proceso de copiar, aprendí mucho. Es una forma de entrenar el ojo que, en mi caso, creo que funcionó muy bien. Hace un tiempo que tomo mis propias fotografías de los elementos que quiero incluir en mis obras. Si quiero ilustrar un retrato femenino, salgo a por él, cámara en mano, o busco dentro de mi archivo fotográfico. Lo mismo pasa con los otros elementos que se integran usualmente en mis ilustraciones. Hacer esto me ha permitido sentir que el trabajo es más mío, que realizo el proceso completo, desde la imagen que me da la inspiración hasta la ilustración final.

      ¿Hay algún proyecto por el que guardes un especial cariño?

      El más reciente: Three Girls and The Spirit of The Forest. Sentí que puse no solo mucho empeño, tiempo y paciencia en cada una de las obras, sino también una gran parte de mi personalidad y creatividad literaria. Para esta serie de obras, escribí una pequeña historia que envuelve a tres hermanas, huérfanas y abandonadas en un bosque invernal. Allí, cada una de ellas desarrolla un instinto de supervivencia especial y opuesto al de sus hermanas. Creo que todas esas emociones realmente vienen a cada uno de nosotros cuando nos vemos frente a una situación desconocida de peligro. Este fue el primer proyecto que presenté en una exposición y tiene un lugar especial en mi corazón.

      ¿Sueles colaborar con otros artistas?

      Menos de lo que quisiera, pero he estado entablando conversaciones sobre proyectos y colaboraciones que muy pronto verán la luz. Me gustaría trabajar con fotógrafos que me permitan intervenir sus fotos o con otros ilustradores que crean que puedo completar su visión, y viceversa.

      ¿En qué lugares o personas buscas la inspiración?

      Principalmente en la naturaleza, la historia, la música, la literatura, el cine y la moda. ¡En todo, en realidad! Soy muy sensible a lo cotidiano, y eso me gusta, porque tengo material nuevo en el que pensar casi todos los días de mi vida. El trabajo duro viene al intentar sintetizar todo eso. Siempre he pensado que mi “problema” y mi “don” radican en que todo me gusta y a todo le encuentro posibilidades. Eso me lo pone muy difícil a la hora de concretar conceptos para proyectos de ilustración, pero me da muchas herramientas para llegar a algo con un sentido más completo.

      Foto: Estefanía Jiménez Zúñiga