• Usuario de Tumblr destacado: Reynel Ortiz
Blog: Reynel Ortiz, Arte por correo
Ciudad: Cuernavaca, Morelos, México
Primera publicación: Septiembre de 2009
Nacido en 1983, Reynel es licenciado en Artes Visuales por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, donde actualmente estudia la Maestría en Artes. En 2012, cursó una movilidad escolar en el Instituto Universitario Nacional del Arte, en Buenos Aires. Es director fundador del proyecto de arte por correo Uno de estos días y editor fundador de la editorial independiente Arándano Arándano. Quedó en tercer lugar en la disciplina de Fotografía (categoría Estudiante) de la 2.ª edición del Festival Internacional de la Imagen 2012 en Pachuca y obtuvo una mención honorífica en la 5.ª Bienal de Artes Visuales Miradas 2012, en Tijuana. Fue becario del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico de Morelos en 2007 y ha colaborado en blogs y revistas como Hotel Garage, Lenguaraz o Código 06140.
¿Cuándo nace tu inquietud por el arte?
Suele ocurrir que hay personas que se dedican al arte y que desde la infancia han asistido a talleres o que visitaban museos y tenían libros y obras en casa, pero en mi caso fue distinto. Mi interés surgió relativamente tarde, en la preparatoria. Teníamos que elegir de manera obligatoria una clase extraescolar y yo era bastante malo para los deportes, me gustaba mucho la música, pero no tenía dinero para comprar ningún instrumento y era demasiado tímido para entrar a teatro, así que mi única opción fue el taller de pintura. El profesor era pésimo y la clase un fiasco. No sé bien por qué, pero quería hacer algo más. Desde la secundaria escribía, usaba las palabras para poder expresar cosas, pero a partir de entonces me empecé a interesar por la imagen, por lo visual, y cómo podría utilizarlo también a la par que continuaba escribiendo. Lo curioso fue que, a pesar de que este interés comenzó por un taller de pintura, terminé estudiando otra disciplina.
[[MORE]]
¿Cómo definirías tu trabajo artístico?
Desde el principio, mi producción artística ha girado en torno a mi realidad inmediata. Los diarios literarios que escribía desde adolescente, posteriormente se convirtieron en diarios visuales donde registraba los espacios que habitaba, así como el aislamiento que me procuraba. Esta condición de aislamiento, que en un principio abordé desde la autorreferencialidad, ahora la extiendo hacía lugares ajenos a mí, contada a partir de terceras personas.
Escribes, ilustras y fotografías. ¿Sueles mezclar disciplinas o cada una tiene su espacio?
En un principio eran completamente independientes. Los textos eran más fragmentos de mi diario, corregidos y aumentados hasta convertirse en ficciones. La obra se compone principalmente de fotografía; los dibujos vinieron después, era algo que siempre quise hacer. Hace dos años empecé a incorporar las tres disciplinas, además de elementos de vídeo, como mecanismos narrativos que pudieran articular un tema, y estoy muy satisfecho con los resultados. Acercarme a un tema desde otros lugares que antes tenía por afición enriqueció mucho mi producción artística y le dio otra dirección.
Fundaste tu proyecto de arte por correo en 2008. ¿Cómo surgió la idea?
Surgió como una pequeña dinámica entre amigos, pero con el paso del tiempo fue creciendo y extendiéndose a otras personas de diferentes ciudades y países. El objetivo era intercambiar obra en un formato amable y de fácil traslado y, al mismo tiempo, hacerla circular por otros lugares, además de establecer contacto con creadores que no se conocían entre sí, sin importar la edad ni la disciplina. La idea del proyecto siempre fue tener como tema el diario visual, que es algo que he trabajado en mi obra personal. Me parecía interesante quitarle la frialdad de ser una obra de un desconocido, pues estaba compartiendo un fragmento de su vida cotidiana y, al mismo tiempo, recibía el diario visual de alguien más en su buzón.
¿Qué te ha aportado la experiencia hasta el momento en lo personal y lo profesional?
En lo personal, conocí a muchos creadores de distintos lugares con quienes entablé amistad, además de la gratificación de ver crecer un proyecto que comenzó como una idea planteada a corto plazo y que después se extendió hasta realizar cuatro ediciones. En lo profesional, al trabajar en áreas como la coordinación, la gestión y la difusión tanto del proyecto como de las exposiciones, adquirí una experiencia que me ha servido para otros proyectos, tanto colectivos como personales. En ellos he colaborado con algunos de los participantes, lo cual también es otra ventaja de haber conocido a tanta gente.
¿Funciona bien esta mezcla entre métodos digitales y tradicionales?
Internet ha servido como una herramienta para poder acceder a información a la que antes era complicado llegar. En el caso del proyecto, esta mezcla hizo que todo funcionara del mejor modo posible: la difusión, el contacto y el intercambio de información se dio de manera virtual, así como la recopilación mensual de los intercambios que se generaban, pero el envío era físico y, al finalizar cada edición, se realizaba una recopilación anual que se exponía en distintas ciudades. Toda la gestión y difusión fue virtual, pero era interesante y divertido saber que en la exposición no solo los espectadores conocían las postales en físico, sino que los mismos participantes que habían intercambiado obra se conocían en persona por primera vez. Lo mismo pasaba conmigo: después de haber trabajado con ellos durante un año a través de internet, se producía el encuentro físico. Es genial saber que las redes sociales también pueden contribuir a la circulación de la obra artística, como ocurre con Tumblr.
Foto: Reynel Ortiz

      Usuario de Tumblr destacado: Reynel Ortiz

      Blog: Reynel Ortiz, Arte por correo

      Ciudad: Cuernavaca, Morelos, México

      Primera publicación: Septiembre de 2009

      Nacido en 1983, Reynel es licenciado en Artes Visuales por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, donde actualmente estudia la Maestría en Artes. En 2012, cursó una movilidad escolar en el Instituto Universitario Nacional del Arte, en Buenos Aires. Es director fundador del proyecto de arte por correo Uno de estos días y editor fundador de la editorial independiente Arándano Arándano. Quedó en tercer lugar en la disciplina de Fotografía (categoría Estudiante) de la 2.ª edición del Festival Internacional de la Imagen 2012 en Pachuca y obtuvo una mención honorífica en la 5.ª Bienal de Artes Visuales Miradas 2012, en Tijuana. Fue becario del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico de Morelos en 2007 y ha colaborado en blogs y revistas como Hotel Garage, Lenguaraz o Código 06140.

      ¿Cuándo nace tu inquietud por el arte?

      Suele ocurrir que hay personas que se dedican al arte y que desde la infancia han asistido a talleres o que visitaban museos y tenían libros y obras en casa, pero en mi caso fue distinto. Mi interés surgió relativamente tarde, en la preparatoria. Teníamos que elegir de manera obligatoria una clase extraescolar y yo era bastante malo para los deportes, me gustaba mucho la música, pero no tenía dinero para comprar ningún instrumento y era demasiado tímido para entrar a teatro, así que mi única opción fue el taller de pintura. El profesor era pésimo y la clase un fiasco. No sé bien por qué, pero quería hacer algo más. Desde la secundaria escribía, usaba las palabras para poder expresar cosas, pero a partir de entonces me empecé a interesar por la imagen, por lo visual, y cómo podría utilizarlo también a la par que continuaba escribiendo. Lo curioso fue que, a pesar de que este interés comenzó por un taller de pintura, terminé estudiando otra disciplina.

      ¿Cómo definirías tu trabajo artístico?

      Desde el principio, mi producción artística ha girado en torno a mi realidad inmediata. Los diarios literarios que escribía desde adolescente, posteriormente se convirtieron en diarios visuales donde registraba los espacios que habitaba, así como el aislamiento que me procuraba. Esta condición de aislamiento, que en un principio abordé desde la autorreferencialidad, ahora la extiendo hacía lugares ajenos a mí, contada a partir de terceras personas.

      Escribes, ilustras y fotografías. ¿Sueles mezclar disciplinas o cada una tiene su espacio?

      En un principio eran completamente independientes. Los textos eran más fragmentos de mi diario, corregidos y aumentados hasta convertirse en ficciones. La obra se compone principalmente de fotografía; los dibujos vinieron después, era algo que siempre quise hacer. Hace dos años empecé a incorporar las tres disciplinas, además de elementos de vídeo, como mecanismos narrativos que pudieran articular un tema, y estoy muy satisfecho con los resultados. Acercarme a un tema desde otros lugares que antes tenía por afición enriqueció mucho mi producción artística y le dio otra dirección.

      Fundaste tu proyecto de arte por correo en 2008. ¿Cómo surgió la idea?

      Surgió como una pequeña dinámica entre amigos, pero con el paso del tiempo fue creciendo y extendiéndose a otras personas de diferentes ciudades y países. El objetivo era intercambiar obra en un formato amable y de fácil traslado y, al mismo tiempo, hacerla circular por otros lugares, además de establecer contacto con creadores que no se conocían entre sí, sin importar la edad ni la disciplina. La idea del proyecto siempre fue tener como tema el diario visual, que es algo que he trabajado en mi obra personal. Me parecía interesante quitarle la frialdad de ser una obra de un desconocido, pues estaba compartiendo un fragmento de su vida cotidiana y, al mismo tiempo, recibía el diario visual de alguien más en su buzón.

      ¿Qué te ha aportado la experiencia hasta el momento en lo personal y lo profesional?

      En lo personal, conocí a muchos creadores de distintos lugares con quienes entablé amistad, además de la gratificación de ver crecer un proyecto que comenzó como una idea planteada a corto plazo y que después se extendió hasta realizar cuatro ediciones. En lo profesional, al trabajar en áreas como la coordinación, la gestión y la difusión tanto del proyecto como de las exposiciones, adquirí una experiencia que me ha servido para otros proyectos, tanto colectivos como personales. En ellos he colaborado con algunos de los participantes, lo cual también es otra ventaja de haber conocido a tanta gente.

      ¿Funciona bien esta mezcla entre métodos digitales y tradicionales?

      Internet ha servido como una herramienta para poder acceder a información a la que antes era complicado llegar. En el caso del proyecto, esta mezcla hizo que todo funcionara del mejor modo posible: la difusión, el contacto y el intercambio de información se dio de manera virtual, así como la recopilación mensual de los intercambios que se generaban, pero el envío era físico y, al finalizar cada edición, se realizaba una recopilación anual que se exponía en distintas ciudades. Toda la gestión y difusión fue virtual, pero era interesante y divertido saber que en la exposición no solo los espectadores conocían las postales en físico, sino que los mismos participantes que habían intercambiado obra se conocían en persona por primera vez. Lo mismo pasaba conmigo: después de haber trabajado con ellos durante un año a través de internet, se producía el encuentro físico. Es genial saber que las redes sociales también pueden contribuir a la circulación de la obra artística, como ocurre con Tumblr.

      Foto: Reynel Ortiz